Aladro Montañés, Cuesta e izquierdo ofrecen su visión del declive industrial

LA NUEVA ESPAÑA 29/07/2016

J. L. A. Cuenta el poeta y fotógrafo José María Aladro Montañés que a un tío suyo le salvaron de un accidente minero’cause alguien se fijó en las botas (“chiruques”) que asomaban bajo un derrabe. La imagen le ha acompañado, obsesiva, durante muchos años. Hoy es la portada de “Delirios de la herrumbre”, libro que recoge la exposición homónima que acogió, en enero de 2015, el Centro Antiguo Instituto. Veintidós fotos e igual número de poemas que dan cuenta del desmantelamiento industrial asturiano, con una voluntaria atención a las Cuencas y el declive de espacios altamente prósperos hace sólo un cuarto de siglo.

El volumen se presentó ayer en el festival Arcu Atlánticu. Las obras de “Delirios de la herrumbre” son, al igual que ya ocurriera con la exposición, del citado Aladro Montañés, además de Ángel L. Cuesta Iglesias y Francisco Izquierdo Vallina. Son piloñeses, pero los tres han tenido, por distintas razones, vinculaciones con los territorios mineros. “Yo iba de guaje a Langreo, donde tengo familia, y todo aquello me dejó una impronta”, confesó ayer el primero. La familia de Cuesta era minera. Y el padre de Izquierdo, también langreano. “No es un catálogo, sino una visión subjetiva de un fenómeno social único”, subrayó Aladro.

Advertisements